Átropos

Y dijo el árbol:
– Yo estoy feliz. Bajo el inmenso sol,
la paloma hace su nido, junto a la rama
llena de vida, junto a los trozos rollizos verdes
y húmedos por toda la sabía del rocío,
yo tengo mi hogar. Y descanso,
con mis sueños tristes
de la amada avecilla mía
sin negar posada al búho,
entonces, el canto profundo
del despertador volátil,
sale la matutina mañana desnuda al mundo
mostrándose tan liviana sobre mi tronco.
Mis ramas son blandas y ligeras;
el peso y la áspera corteza deja su marca
y la luz densa me baña de sudor.
Son mis pies como venas frágiles,
Yo soy tan enclenque
que a lástima soporto mi masa
tan nervuda que cruza el muerto bosque.
En el fondo de la vida pintoresca
toda muerte deja huella en la que me arrullo,
y tengo ahí, bajo el techo un hogar fresco,
una esperanza tan tierna, recién nacida.
Soy la promesa de un hombre,
el juramento muerto;
soy quien lleva las marcas primarias
para sacar adelante mi cogollo;
yo soy el jornalero
de los alegres y tenaces ruiseñores,
que va a enraizar de amores
junto al ardiente sol.
Bajo la brillantina del hondo firmamento
muestro de mi fuerza en la vértebra
de la sublime palabra:
sin bostezo en la mano del pensamiento,
la ternura en el verso.
Yo despierto a los carpinteros hambrientos
y cantan melodiosos teneres de agujeros:
me poso en las tristes alturas
y derramo una lluvia de sufrimientos.
Yo soy todo inocente, todo puro.
Yo me sublimo en las anclas del crecimiento,
y me estremezco en la intimidad del forastero,
de un querer, de un rumor, de una sombra.
¡Oh inmenso terruño! Yo te amo.  Porque a cumbre
das la vida y el sueño siempre encendido;
porque siendo el palacio del olvido
también eres el techo de mi vida.
Parnaso de los andes, de tus celajes
adoro estribaciones del alma,
y esas tus tupidas nieblas suspendidas de oro
donde van los desconsuelos de mis quimeras.
Amo las profundidades, fértiles, productivas
de las subterráneas colinas,
donde me tiendo a las tierras cariñosas
la pivotante ramificación de mis raíces.
¡Soy feliz! Porque mía es la tierra
donde se expresan mis ramas acogedoras de nidos;
porque el amanecer es todo un concierto
y el juramento mi marca y mi promesa.
Feliz, porque respiran las ansias mías,
acoger mis nidos mi orgullo;
porque en las selvas vírgenes enverdezco
pura esperanza de gorjeos y trinos,
porque no hay paloma que no me ame,
ni gorrión que no me anide.
– Sí, dijo aquel hombre que no recordaba las marcas de su promesa,
y con hidalguía se lo taló.
Entonces la vida, allá en su agonía,
[mientras la muerte, por disfrazar su saña,
aplaudía a aquel hombre, que dio por olvidada su promesa],
se puso a perdonar:
y el último perdón fue:
el hombre a de encargarse de cultivar
la pureza de su aire que respira,
y también, árbol y hombre descansarían;
como el ataúd hacía el difunto.

Y nacen

Y nacen de imposibles, de miradas perdidas, de sueños hendidos, de luz que toca mi faz. Nacen del alma desnuda, de pardas nubes nutridas, de cimas blandas, de mañanas erguidas. Los poemas al bardo acuden, nacen en cascadas de rabiones y refugios de lenguas adoloridas. Y también mueren… de tardes fecundas, de noches triviales, de caricias empuñadas en grafías. Pero, si nacen y mueren, cómo cuál suspiro en clara piel se extravía, hacen gemir poemas, de sexo se embriagan. Y nacen en umbría luna, en sonrisas escarpadas, en pasos sin pasos de brizas pasiones. Todo nace, todo se crea, …, todo muere; incluso el amor, no hay imposibles, las posibilidades aumentan como espirales dentro del corazón unánime que ve la luz muy a fondo del olvido.

_del poemario *CRONOSCOPÍA*, que ya se alienta a ver la luz del corazón obscuro – guardado en este receloso poeta_

Dónde está la era del conocimiento? o ¿por qué carajo se hace llamar así?

Os compartiré algunos pensamientos de algún tiempo que llevaba una vida universitaria inquieta.

Cajamarca 02 de Setiembre de 2016


Hoy en día, el mundo está lleno de información, pero qué pasa –no se consume. Ahora entiéndame de porqué expreso este malestar; un muerto del siglo pasado conoce más y saben por qué –aún tiene el espíritu con el alma viva consumiendo su cerebro.
Señores estudiantes, compañeros –el mundo espera pilares esculturados, ilustres académicos, capaces de solucionar la solemne educación problemática, la propia histeria; y para tal caso necesitamos consumir nuestros cerebros bajo la sed de un idilio, que aplica cierta información en conocimiento y así no se le desgarre la garganta, porque para eso uno se hace llamar estudiante.
Qué tal si aplicamos la lectura a chorros, como aquel desahuciado o por qué no volvernos el perro de Pavlov (buscar estímulo asociativo a la información), la virtud más noble consiste en enriquecer la masa y convertirlo en pueblo, a través de la creatividad que necesita conocer y aplicar la sabiduría necesaria, necesita saber cuál es el rumbo que estamos preparando; no para él, sino para nosotros mismos como hijos de ésta comunidad. Sí, en un versado hiciera estallar transversalmente a un conjunto de palabras reales y ciegas, las palabras información y conocimiento hicieran explosión en silenció, mi deseo de hacer llegar a la sima frente sería un desierto que cada vez más crece.
La cultura alienada es la que más sujeta, frente a una tecnología con pinzas de acero, que atrofia al núcleo de la conciencia sin poder verbalizar y hoy escuche decir a un profesor universitario: “cada día sabemos más y entendemos menos”, grabe error, yo diría que cada día solo son sonidos ante nuestros oídos y muy poco comprendemos de lo que trataron de decir, porque si supiéramos; quiere decir que cierta información adquirida lo hemos utilizado para llegar a solucionar un problema. Por lo que, digo entonces: “el hombre después de mucho intentar y no comprender el universo consistente, creo un dios, tal y como dice; a su imagen y semejanza. Mucho más aún, uno mismo es el propio dios que muy poco sabe”
El top del aprendizaje y enseñanza surgió de interpretar la información en razón y la razón en conocimiento. Casualmente uno vive engatusado al no comprender el vals de su alma bajo el pleno sol, más la piel se derrite y aun así no comprendes si volverás a nacer para exaltar el poder de tu libertad que sólo se da únicamente por tu palabra…
Ahora el que determina la verdad es el diálogo de interpretación, donde la información es el ponente, pero también es el oyente, aquí es donde uno aclara sus señales de debilidad e ignorancia. Digo debilidad porque uno cree tener la verdad que sujeta su mente, lo cierto es que sí lo tiene en una mínima parte porque talvez lo siente, más no lo comprende. En el fondo, esta asociación esconde profundizar una reflexión crítica constructiva de la masa pedagógica en acorde de la pregunta y que a ésta; la sujetas para no mostrar tu ignorancia.
Terminaré con estos pequeños fragmentos que expresa la realidad tediosa de esta vida que se me consume en protestas, y me pierde como a la propia ignorancia de esta educación manejada por unos manoletes que aún no aprenden a manejar la capa, más cual con espada en mano dicen tener el conocimiento.

UN PICHÓN PROSCRIBIÓ.

Siento mucho, que vuestra planta
–cada día se va desintegrando:
Como aquellas hojas secas que caen del árbol,
más aún -éstas ya no abonan,
son el veneno engendrado -por higueras
que consumen las raíces tan tiernas -con el engaño.

Pobre de vuestro árbol –educación.
Ahora ya no florece
y si lo hace -sus frutos son amargos.
El cogollo no tiende a la cima
Las ramas, se están quedando sin hojas
Los pichones, temen llegar a pisar sus brazos.

Entonces pues, pichones que moran esté árbol;
hagamos algo por mantenerlo vivo.
¡Expulsemos a esas higueras!
Porque somos bandada
cual vuestro piar será
–‘protesta de libertad’
¡Y que nos teman aquellos halcones!

Gianmarco Llanos.

Granítico

Dónde la vida enraizó la gran dureza…
sí, aquí mismo es dónde un poeta muere de hambre;
no por falta de comer, pero sí por la de escribir.
En esté lugar que duele y no de soledad,
“y lo único que se fabrica es la verdad”.
Aquí y ahora, se suda el pan para no atragantarte
mientras el sol corre a golpearte el lomo con todo su peso;
aquí en la patria que olvida algunas existencias
el verso no es más que una jornada
que deja las manos temblando sobre una pantalla blanca.
Aquí las bocas ya llevan tapadas décadas
desde lo más profundo del ser,
o sino te amarran la lengua contra las orejas
y oh oferta, tres pájaros en la mierda,
‘sordo, mudo y ciego
y claro que hay yapa’;
– te sumas a la democracia de la clase alta.
Me imagino que del pueblo es una vaca moribunda
y muere a orillas de la rivera seca,
y como ya saben, nunca faltan los gallinazos
que ya vuelan alto;
aquellos terminan por desaparecer lo que ya no existía.
¡Qué dureza, que hasta la tierra te sea negada!
Creí hablar de democracia,
y terminé tan blando goteando sobre la enorme roca
y hasta me olvidé que pesa,
y esa si que es una verdad
que no tiene coexistencia con ninguna otra.

Acto suicida.

No quiero más que perder el tiempo
contigo,
aquel tiempo perpetuo
que te deja
a costas
de migajas
de felicidad,
y no quiero juzgar del tiempo perdido
ni porqué o para qué
se perdió,
basta con que fuimos felices,
suficiente con lo que se vivió
permitiéndonos seguir la vida
de aquel pan llamado pasión.
No me importa más que impregnar versos
y leerte la piel,
no quiero saber otra cosa más
de lo que eres capaz de dar luego del acto,
tened claro que de este escenario
luego de la función se desarma todo,
se limpian los desechos y me alejo
de los nuevos focos que te alumbran,
y lo que quedé nomás sean regocijos y recuerdos,
nada más que éso.
Qué más podría dar
si la verdad flota tan cuerda y lunática,
de que nuestras lenguas disfrutan
de la palabra muda poseída en ardientes ojos,
de que el ardor se saborea
de la boca al beso,
de que la caricia disfruta
sumergirse dentro del cuerpo,
No quiero más que escuchar tu risa
convertida en gemido,
y llovernos de tus lágrimas caídas
sobre mi pecho llenos de dicha.
No me importa lo que piense el resto,
lo que si me importa es:
sacar a flote toda la poesía sumergida;
escribir la historia
a la que te niegas,
y si no sabes de actos,
no pretendas ser guionista,
perderías el tiempo conmigo.

©️Gianmarco Llanos

Historia imaginada en prosa sin puntos ni comas

“En la siguiente reflexión escrita
observareis que faltan algunos signos
ortográficos puntos y comas no existen
letras mayúsculas o espacios trataran
de dar sentido”

“Quienes somos De dónde venimos y a donde vamos es la duda existencial por excelencia”

Mi tiempo se lo llevaba un vacío sin esquinas donde apoyar las certezas Las respuestas llegarían después de muchas décadas y de otras tantas suelas mentales gastadas Y así Un día cualquiera  Vendría el insight  La revelación  La respuesta!!!  El tiempo invertido en la locura fue el camino de vuelta a la cordura y no al revés
No es difícil de entender este proceso que me llevó a descubrir mi verdad  Quizá Mi primera gran verdad ¿Quién soy?
Saber de dónde vengo y a dónde voy? aún me queda grande  Por lo que dejaré el desandar este camino para más adelante o para mis hijos  No sé decir las cosas de otra manera de cómo lo hago  O sea que para entenderme deberéis estar tan loco como lo estoy yo en cada momento de inspiración  Navegar entre primeras y terceras personas  Entre tiempos verbales distintos  Será corriente en este relato casi necesario diría
En el largo camino de entenderse nos encontramos con grandes almacenes de respuestas que te venden al peso y por un peso todas las explicaciones posibles sobre tu bien aventurada existencia  Señores con batas negras  Con guardapolvos blancos  Con corbata o uniformes te dirán  lo que debes hacer  Que esto es así    y punto  He aquí mi primera revelación!! Había que quitar el punto para empezar a navegar en lo desconocido  Paradógicamente  Había que negar lo conocido  O sea  Las sotanas  Los guardapolvos  Las corbatas y los uniformes Decidí embarcarme en un viaje a mi interior más profundo y desconocido  Un camino repleto de curvas y de sorpresas  De puertos de partida y de embarcaderos sin amarras donde no costara partir de nuevo  Mi segunda revelación se produjo a mitad de camino y me enseñó que “la tormenta siempre precede a la calma” y no al contrario  Sólo somos conscientes del enfado  De aquello que irrumpe sin permiso  Pues la tranquilidad y el equilibrio cursan sin alarmas
Había tantas cosas que negar Que sentí miedo Pero un miedo tentador  Un miedo de carbón Había que quitar los puntos y las comas Quitar los puntos no es tan complicado si nuestro ser es un tanto rebelde  Ahora  Las comas    Esas si que te la complican    Dicen los que saben  Los que ponen los puntos  Que las comas marcan la diferencia  Pero se equivocan!!! porque la diferencia es más que eso  La diferencia es un todo en sí mismo  Es mucho más que un pequeño trazo que separa palabras  La diferencia requiere de un debate o como mínimo de una reflexión  Y en este viaje interior sólo podremos hacer esto último ya que debatir con nosotros mismos sería una pérdida de tiempo
Mi tercera revelación fue que debería abandonar “el cuerpo” que como un ancla  No me permitiría avanzar en mi viaje ¿Se entiende?
Cuando alguien dice  “Aquella persona es bella por dentro y por fuera”  Nos habla de dos instancias  Una que corresponde al cuerpo y otra que es intangible y que aparece por medio de nuestras acciones  Ser más que aquello que aparece  Que aquello que habita en el reino de los sentidos es como mínimo Un aspecto digno de ser explorado  Un lugar con posibilidades no tan limitadas como la otra instancia  Aquella que se puede medir en centímetros o en kilogramos  Pero yo quería saber ¿quién era?  Saber ¿quién soy? y esta será mi última revelación  El final de una de las dudas existenciales  Una revelación cruda y gramaticalmente específica o difusa que me defina al final de este relato   Siento que el caminar por tu interior te permite crear una espistemología propia y creativa  Te permite conocer cómo se forman tus pensamientos   Te ayudan a crear los colores con que pintas tus emociones  Es tan inmenso nuestro interior que un espejo te hará reír
He caminado tanto por el pequeño mundo físico Que me he perdido en mi propio barrio  En el universo interior me reencuentro en cada esquina y ahí puedo decidir  Basta querer  
En tu interior se gestan tus emociones  Que no son ni buenas ni malas  Sólo son    No tienen ropa  Tú las vistes cada vez  Vengo a mí y en este mundo nuevo de grandes océanos siento que conviven las ilusiones con los pensamientos  La ira con la calma  La guerra y la paz  El pincel está en mi mano  Agrando mi mundo interior a voluntad  La respuesta se acerca y se aleja pero está ahí  En ese lugar donde no hay puntos ni comas  Donde las diferencias desaparecen  Donde el odio se podría llamar amor y la guerra paz Es querer Llegado a este lugar me empiezo a entender y sé que estoy cerca  Ya casi sé quién soy
Si yo lloro tu lloras  Si yo río tu ríes  Si yo caigo tu caes  Yo camino  Corro  Grito Como  Duermo  Opino  Decido  Quiero  Sueño  Tiemblo  Mato y muero  Es en ese morir voluntario donde surge la gran revelación  La última!!! la que me permite saber quién soy  La que me devela el gran secreto!!! yo soy “el verbo”  “Soy el hijo del verbo”  “Soy la última conjugación del verbo amar”

Ensayo Poético

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora